Correcto Estilo de Vida

Comer bien y sentirse bien

Un estilo de vida correcto, que contribuya al bienestar de la persona, requiere de una alimentación equilibrada y de ejercicio físico adecuado y periódico. Recomendaciones esenciales para poblaciones como la nuestra, que disponen de grandes cantidades de alimento y que, sin embargo, tienden a conducir una vida sedentaria.

El desequilibrio energético, es decir el balance positivo entre la energía consumida con los alimentos y la eliminada con la actividad física, es la primera causa del exceso de peso. Esto acarrea el consiguiente y progresivo riesgo de sufrir patologías no transmisibles (obesidad, enfermedades metabólicas y cardiovasculares, diabetes, etc.).

La Pirámide alimenticia

El método más intuitivo para organizar la propia dieta siguiendo las recomendaciones de los nutricionistas es seguir la Pirámide alimenticia, es decir los varios grupos de alimentos se insertan según un orden que coloca en la cima aquellos que deben consumirse con moderación. La Pirámide elaborada por la Universidad La Sapienza de Roma simplifica aún más la organización de una dieta equilibrada, citando las porciones aconsejadas para cada grupo de alimentos.

Fruta y verdura

Las verduras poseen un elevado contenido de agua, minerales, vitaminas, fibras y antioxidantes. Se recomiendan como mínimo dos porciones diarias. Similar a la composición de la verdura si bien la fruta posee un contenido de azúcares más elevado. Se recomiendan como mínimo dos o tres porciones diarias.

Cereales

Pan, pasta, arroz o tubérculos aportan energía a nuestro organismo. Se aconsejan 4 a 5 porciones diarias.

Condimentos

Es preferible el aceite de oliva extravirgen, rico en grasas insaturadas y vitamina E y con propiedades antioxidantes. Limitar el uso de mantequilla, rica en grasas saturadas. No superar las tres o cuatro porciones diarias (una porción equivale a una cucharada de aceite o a 10 g de mantequilla).

Leche y productos derivados

Además del calcio, los derivados de la leche contienen proteínas y algunas vitaminas. La composición varía en los diferentes alimentos. Algunos quesos contienen una elevada cantidad de sal. Dos o tres porciones diarias (una porción corresponde a un vaso de leche de 125 ml o a un bote de yogur o a 50 g de queso curado).

Carne, pescado, huevos y legumbres

Son ricos en proteínas, vitaminas, hierro y otros minerales, desempeñan una función fundamental para el equilibrio de nuestro organismo, sin embargo, deben consumirse con moderación, sin superar una o al máximo dos porciones diarias. La carne, mejor si es blanca, debe consumirse no más de cuatro a cinco veces por semana. Tres porciones por semana de embutidos (una porción de 50 gramos de producto), evitando aquellos con elevado contenido de sal. Dos veces por semana huevos, pescado, crustáceos y moluscos (es mejor el pescado azul, como sardinas, caballa o anchoas ricos en omega-3) y legumbres (judías, guisantes, garbanzos, lentejas), ricos en fibras.

En la cima de la pirámide

Es necesario limitar a algunas ocasiones los postres, el chocolate, las patatas de bolsa, aperitivos tanto dulces como salados. Evitando siempre los productos con grasa de palma que presenta varios problemas (Food Times). Dichos productos tienden a ser ricos en grasas, grasas saturadas, azúcares y/o sal, sin contener nutrientes (como proteínas) o micronutrientes (minerales y vitaminas) de importancia.

Moverse hace bien

Realizar ejercicio físico de manera periódica y constante es otra pieza clave para mantener el excelente funcionamiento del organismo, emplear la energía ingerida con los alimentos y prevenir diferentes patologías.

Además de la Pirámide alimenticia, la Universidad La Sapienza de Roma elaboró la Pirámide de la actividad física. En base a las condiciones físicas de cada individuo:

Luchar contra el sedentarismo

En la base de la pirámide se encuentra la actividad más simple: caminar con paso rápido durante por lo menos 15 minutos dos veces por día.

Estilo de vida más activo

Una hora de ejercicio: baile, natación, gimnasia, por ejemplo. Repetir dos veces a cuatro veces por semana.

Estilo de vida deportivo

Gimnasia aeróbica, tenis, fútbol, correr. Repetir 1 a 2 veces por semana.

FelsineoVeg
Recetas
Asesoramiento del experto
Contactos